miércoles, 20 de julio de 2016

Página 27 - "Bonus día del amigo" 3/3

¿Cómo era posible que si no existiera, estuviera pensando todo esto?
Pensando...
Dudando...
Había una incoherencia muy fuerte y evidente en el hecho de negar su propia existencia y a la vez comprender que estaba pensando.
Este malestar, esta excepción que rompía con su teoría de la no existencia, lo llevó a una simple y obvia verdad.
Existo, se dijo Tadeo.
Si puedo pensar, puedo dudar y puedo reflexionar. Entonces existo.
Ese sencillo pensamiento, que se transformó en una certeza, generó una explosión de vida en su mundo inexistente.
Fue como si violentamente volviera a una realidad, o a un mundo más tangible.
Comenzó a percibir el espacio a su alrededor. Una infinita nada oscura y vacía absolutamente, sin horizontes ni límites. Sus sentidos se despertaban lentamente.
Habría dudado de nuevo, si no fuera porque ahora estaba seguro de su propia existencia.
Sin saber qué era, sabía que existía.
Escuchó entonces, o más bien percibió, pasos; acercándose a él, cada vez más cerca, hasta detenerse a una corta distancia según le indicaban sus sentidos, aunque no estaba seguro cuál era el que se lo decía.
Pudo sentir la presencia de otro ser pensante, quiso hablarle, pero su boca no se movía, o no existía, no podía diferenciarlo. Sentía la necesidad imperiosa de comunicarse con aquél otro ser, pero no sabía cómo.
Pensó "¿Cómo hago para hablarle?"
Y de pronto, otro pensamiento, uno ajeno a él, se metió en su cabeza.

- Así es como podés hacerlo.
- ¿Eh? ¿Qué fue eso? ¿Estás pensando dentro mio?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario