sábado, 30 de julio de 2016

Página 37

- Bueno, tenemos una sorpresa para vos Teddy. - Dijo Cristian.
Solo que estábamos esperando asegurarnos que aprobaras para dártela.
- ¡No me tenían fe eh! Dale, decíme. ¿Qué es?
- Primero contános cómo fue el examen. - Respondió su mejor amigo.
- ¡DALE RUBIO BOLUDO! ¡DECIME! - Exigió el recién egresado.
- Dale Cristian, no te hagas el misterioso y decíle. - Lo apuró Julián.
- Bueno bueno. ¡Qué impaciente! Teddy... Mañana nos vamos. - Dijo Cristian despacio.
- ¿Eh? ¿A dónde? ¿Quiénes? - Las preguntas de Tadeo se superponían por la prisa.
- Nosotros. Mañana. ¡Nos vamos te estoy diciendo Tadeo! ¡MAÑANA! - Decía con entusiasmo el Manipulador Agua.
- ¿Se van? ¿Ya? ¿Por qué? - Había cierto desconcierto en el tono de Tadeo.
- NOS vamos. ¡Vos también venís bobo! - Respondió hastiado Cristian.
- ¿QUÉ? ¿A dónde? - Gritó totalmente sorprendido.
- No sabemos bien a dónde todavía Tadeo, pero tenemos una idea de por dónde empezar. - Le respondió Julián.
- Pero...
- Ya arreglamos todo amigo, hablamos con tus viejos y todo. Está todo listo. - Lo cortó Cristian.
- Ahh... Emm... Bueno... ¡Genial! Sorpresivo, pero genial. ¿Qué onda? ¿Cuál es el plan?
- Hoy nada, te vas a tu casa. Festejá con tu familia, descansá bien y mañana partimos.
Prepará las cosas que quieras llevar, teniendo en cuenta que vamos a andar mucho y caminar aun más. - Le dijo Julián.
- Wow... ¡Qué rápido! No es que no quiera, me encanta la idea. Pero no se, no tenía idea...
- Y no bobo, era una sorpresa. - Dijo Cristian divertido.

Los tres emprendieron el camino de vuelta a la casa de Tadeo.
En el camino les fue contando sobre el examen entre risas, acotaciones y burlas llegaron, se despidieron y Tadeo entró a su casa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario