viernes, 5 de agosto de 2016

Página 43

- ¡Uy perdón amor! - Dijo Cristian apenado.
- Concentrate, ya casi termino. - Dijo Julián. Su voz sonaba difusa desde adentro de la burbuja de agua.

Cuando terminó de asearse, disolvieron la burbuja y se vistió. Entonces Julián le preguntó a Tadeo:

- ¿Querés bañarte vos también Tadeo?
- Emm...

Tadeo pensó en sacarse la ropa frente a sus amigos. Si bien con ellos tenía un poco más de confianza en el tema, le daba vergüenza hacerlo.

- No gracias, capáz después...
- Como quieras.

Desayunaron y continuaron el camino al norte.
Caminaron unas horas en completo silencio, al parecer, cada uno inmerso en sus pensamientos.
Hasta que alguien por fin habló.

- ¿Y cómo lo hacen? -Preguntó Tadeo.
- ¿Qué cosa? - Dijo Cristian.
- Eso, el baño. La burbuja.
- Ahh... Es fácil, bah más o menos... Yo creo agua e intento mantenerla quieta. Él se encarga de encerrarla y envolverla para que no se escape. A la vez él la levanta del suelo para que sea más fácil de manejar, y yo me tengo que ocupar de no llenar la burbuja de agua para que la cabeza quede libre para respirar.
- ¡Wow! Suena difícil. - Dijo Tadeo sorprendido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario