sábado, 6 de agosto de 2016

Página 44

- En realidad no lo es, si dominás la concentración multiobjetiva. - Acotó Julián.
El único problema, es que a Cristian todavía no se le da muy bien la aceleración de partículas de su Manipulación. Entonces le cuesta mucho calentar el agua.
- Si... Y cuando me pongo nervioso o me desconcentro la congelo. - Dijo Cristian avergonzado.
- Jaja. ¡Qué gracioso! - Rió Tadeo.
- No lo es tanto si te estás bañando. - Replicó Julián.

Pasado el mediodía, y ya con varias horas de caminata desde el desayuno, llegaron al final de la llanura. Un bosque se extendía al frente de ellos.

- ¿Anduvieron alguna vez por aca? - Preguntó Tadeo.
- No, nunca vinimos para el norte, generalmente íbamos para el lado del mar, al este...
¿Qué hacemos? Lo atravesamos... ¿O lo rodeamos? - Preguntó Cristian mirando a Julián.
- Déjenme ver. - Dijo el Manipulador Aire.

Dicho esto, se levantó del suelo, flotando hacia el cielo, lentamente, hasta alcanzar unos ocho metros de altura.
Abajo, Tadeo lo miraba maravillado.
Julián estuvo un buen rato en el cielo flotando, mirando el horizonte y contemplando las posibilidades.
El bosque parecía extenderse un buen trecho por delante, pero también lo hacía a lo ancho. No parecía una buena opción rodearlo, perderían por lo menos dos días en hacerlo.
Finalmente descendió.

- ¡¡¡WWWOOOOWWW!!! - Gritó Tadeo fascinado.
¡Impresionante! ¡Sos increíble vampiro!

- No es la gran cosa... - Dijo Julián.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario