martes, 16 de agosto de 2016

Página 57

En todo lo que sus amigos podían hacer casi sin dificultades y lo poco que él podía lograr aún.
Decidió que apenas salieran de ese bosque, comenzaría a entrenar más seriamente. Debía mejorar, quería mostrarse útil ante sus amigos.
Sus pensamientos empezaron a vagar. Volvió a pensar en el examen y en Claudio, en lo mucho que había aprendido de él y otra vez en la anciana bruja y cuan fácil controló su mente con esos ojos penetrantes y severos.

Entonces la anciana se apareció ante él, con esos ojos penetrantes y esa mirada fija. Como si lo clavara al suelo y el no pudiera moverse. Quería gritar para alertar a sus amigos pero no le salía la voz de la garganta, estaba paralizado. Miró hacía la carpa con la esperanza de que lo vieran, pero lo que vio lo petrificó. La carpa estaba destrozada, tenía tajos y jirones de tela por todos lados. Pero eso no era lo peor, lo peor era la sangre. Había sangre por todos lados. Sangre en el techo, sangre en los costados y sangre en la entrada de la carpa. Había una mano de sangre marcada junto al cierre de entrada. La cantidad de sangre indicaba una masacre. No solo habían matado a alguien dentro de la carpa, lo habían despedazado brutalmente.
El pánico se apoderó de su cuerpo, comenzó a temblar descontroladamente, quería gritar, quería llamar a sus amigos, asegurarse que estuvieran bien, pero no podía emitir sonido. Quiso ponerse en pie pero era imposible, la mirada de la anciana lo tenía clavado al suelo.
La anciana fue entonces acercándose a él hasta tomarlo por los hombros y comenzar a sacudirlo violentamente, susurrándole su nombre con voz enfermiza y siniestra.

-Tadeo... T a d e o... ¡ T A D E O !

Entonces despertó.
Julián estaba llamándolo y sacudiéndolo por el hombro para despertarlo.

- ¡NO! - Gritó Tadeo, antes de entender lo sucedido.
¡Julián! ¡Estás bien! - Se paró de un salto y le dio un fuerte abrazo a su amigo. Mientras miraba la carpa, la cual estaba tal cual la había visto antes de quedarse dormido.
Su corazón golpeaba con furia contra su pecho.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario